Please wait...

Artículos y noticias Blog

Cómo superar la crisis económica según Guardiola

Primeros de mayo del 2009, tengo que preparar un artículo para la revista de la ACEF y no tengo nada hecho. La inspiración me ha abandonado y la rutina diaria no me deja tiempo para pensar con claridad.

Jueves siete de mayo, doce de la mañana. La conversación con un empresario culé me llena de inspiración. Él es uno de tantos empresarios en crisis, que cada día se levantan buscando una solución para la viabilidad de su empresa. Y tras la victoria frente al Chelsea me dice: “… ante la crisis los directivos y trabajadores tienen que ser como el Barça, no se pueden rendir aunque sea el minuto 90”. Y añade: “¿Tú crees que si se hubieran rendido tras el gol en contra o la expulsión, habrían marcado el gol del empate?. Todos los jugadores seguían corriendo y luchando y el gol nació fruto del trabajo colectivo, no de una genialidad individual.” El símil me deja sin palabras, asintiendo con la cabeza mientras recuerdo la jugada finalizada por Iniesta.

Tras la reunión comienzo a reflexionar sobre las similitudes entre deporte y empresa. Algo que no es nuevo, porque ya hace tiempo que la experiencia de deportistas de élite se usa para el mundo empresarial. Ya que ambos necesitan una fortaleza mental que permita alcanzar un rendimiento superior al de los demás. Como elementos comunes podríamos destacar:

  • Gusto por la presión, para mantener la cabeza fría en momentos difíciles.
  • Fijar metas a largo plazo.
  • Saber celebrar cada victoria, evitando los triunfalismos y analizando las claves del éxito para seguir mejorando.
  • Ver a la competencia como una herramienta para mejorar las habilidades, y poder lograr metas mayores.
  • Capacidad para la reinvención constante.

La clave del éxito deportivo y empresarial es lograr un rendimiento óptimo de las personas. En especial cuando hablamos de equipos numerosos. Y en esa tarea Guardiola está dando una clase magistral, a pesar de las dudas iniciales por su falta de experiencia.

Como jugador Guardiola era elegante y sabía repartir juego para los demás. Ahora como técnico está aplicando una fórmula muy útil para el mundo empresarial, y más cuando la situación económica es tan difícil. Algunas de las lecciones que podemos extraer de esa fórmula, son:

  • Disciplina: cuando tenemos un equipo no se pueden permitir actitudes que perjudiquen al grupo. Sin caer en las malas formas, pero caiga quien caiga.
  • Trabajo duro: sólo hay un camino seguro para ser el mejor, creer y luchar por ello desde la humildad.
  • Conocimiento: no sólo del trabajo a realizar sino también de nuestro adversario (amenazas y oportunidades) y de la entidad a la que pertenecemos (fortalezas y debilidades).
  • Ambición: hay que tener ganas de ganar y mejorar constantemente (behchmarking), sino vendrán otros que ocuparán nuestro sitio.
  • Estrategia: fijando una visión y misión claras, con unos objetivos razonables y definidos. Lo que favorece la motivación de los miembros del equipo al conocer su papel y su aportación a los objetivos del grupo.
  • Organización y coordinación: hay que conocer bien a cada miembro del equipo para asignar tareas y responsabilidades en base a sus habilidades, y así obtener el máximo rendimiento del conjunto.
  • Formación: es una forma de desarrollar a las personas para que tengan las habilidades necesarias para ser los mejores. Así se puede tener un núcleo duro de personas formadas internamente, que se complementen con buenos profesionales externos.

Así que en estos momentos de máxima dificultad como consecuencia de la crisis, es cuando debemos aprender de las lecciones de Guardiola. Y seguir luchando por conseguir el empate aunque sea el minuto 90.

Deja un comentario

Your email address will not be published.