Artículos y noticias Blog

La mega crisis económica de Europa para 2020

En este artículo voy a analizar las causas que pueden generar una mega crisis europea en 2020. Hace tiempo vaticiné que iba a haber una gran crisis económica en el año 2020. Muchos no se lo creían y decían que era mentira, pero luego la gente se dio cuenta de la existencia de una desaceleración.

Fíjate que incluso los políticos de España durante las elecciones ya admitieron la situación del país aunque algunos dijeron que la situación era buena si lo comparamos con una posible crisis europea en 2019.

El caso de la evolución de la economía japonesa

Lo que más me preocupa de la próxima crisis económica en Europa es que es un caso muy parecido al de Japón. Porque hoy en día en la UE se dan muchas de las condiciones que se dieron en el país nipón y que provocaron una crisis durante más de 20 años.

En Japón ha habido una época de crisis financiera y económica muy larga. A finales de los años 80, Japón crecía en torno al 7%. A partir del año 90 la caída del PIB fue muy grande lo que provocó una gran crisis en el país asiático.

Aunque ha habido años de variaciones como la subida del 2,2% en 2007 frente a la caída del -5% en 2009, Japón está inmerso en una crisis económica muy grande.

Los motivos de las variaciones que existen en Japón son algunas medidas que aplican los gobiernos que hacen que el país levante la cabeza levemente aunque luego vuelve a caer. Los problemas de Japón son convencionales, han probado todo tipo de soluciones y no funciona nada.

Tras lo anterior la pregunta que nos debemos hacer es la siguiente: ¿Qué pasaría si en Europa llegamos a una situación como la de Japón?.

Al igual que en Japón en Europa existe el problema de las 4 D que son la deuda, el déficit, la deflación y la demografía. Aunque hay muchos indicios para pronosticar una crisis de Europa en 2019, esta gran crisis puede comenzar en el año 2020 y puede durar tanto como en Japón. Lo que implica hablar de generaciones perdidas.

5Ds que causarán la mega crisis de Europa en 2020

En Europa tenemos varios riesgos que tiene que afrontar el viejo continente, como por ejemplo:

  • La salida del Reino Unido con un Bréxit sin acuerdo.
  • Los tipos de interés al cero que impulsa el Banco Central Europeo con sus políticas monetarias.
  • La desaceleración económica que están sufriendo países como España o incluso la recesión de otros como Alemania.

Pero todo lo anterior no es nada comparado con las denominadas 5D que son las principales causas que explican en qué consiste la crisis de la eurozona.

La Deuda pública en los países europeos

En muchas de las crisis modernas la deuda tiene un papel relevante, pero no solo a nivel de sector privado o público. Volviendo al caso de Japón, una de las soluciones que ha intentado el país del sol naciente es endeudarse para financiar gasto público e incentivar la economía. Y sin embargo lo único que ha conseguido es deber más del doble de lo que produce en un año.

En el caso de la UE tenemos que tanto Grecia, Italia, Portugal, Bélgica, Francia, como la deuda pública de España son superiores al 90% según datos del 2018. Por lo tanto es una cifra incluso muy por debajo de la realidad.

Recordemos que uno de los problemas que ha tenido Japón es que, a mediados de los años 80, hubo una gran burbuja inmobiliaria y financiera. Y cuándo estallaron, la crisis económica derivada, la deuda pública de disparó. Hoy en día el país nipón presenta una deuda pública del 234%  y lleva más de 20 años en crisis.

Sin embargo, los países europeos sin haber sufrido crisis tan largas tienen incluso una deuda pública del 150%. Por lo tanto este es uno de los indicios de que habrá crisis en Europa en 2020 que se avecina.

El Déficit fiscal en los países europeos

Una de las cosas que intentó Japón para salir de su crisis fue aumentar el gasto público. Es decir que el gobierno gastase más dinero para incentivar la economía, normalmente para que el sector privado tire de la economía.

El problema es que cuando no se consigue el efecto deseado, y de forma permanente se gasta más de lo que se ingresa, entonces se genera déficit en las cuentas públicas. En ese caso el problema en el déficit se soluciona al financiarlo con deuda, que provoca gastos por intereses, y eso genera más problemas fiscales entrando en un bucle que tiene difícil solución. Ese círculo vicioso es el que ha provocado que Japón tenga una deuda del 234%.

Es por eso que que anuncio una crisis económica en Europa: porque intentamos usar el gasto público para compensar la desaceleración del sector privado. Pero cómo la economía no se reactiva, la recaudación de impuestos se reduce y esto provoca que el déficit público aumente.

Por lo tanto a mayor déficit, mayor deuda. Según datos del 2018 el déficit fiscal de países europeos era el siguiente:

  • Italia -2,10%.
  • Francia  -2,50%.
  • Portugal -0,50%.
  • Alemania 1,70%, pero va camino de una recesión.
  • El déficit público de España en 2018 era del -2,48%.
  • Reino Unido el -1,50%, aunque si abandonan la Unión Europea tendrán que aumentar el gasto público.

Por su parte Japón con más de 20 años en crisis, tiene un déficit del -3,17%. Aunque tenga una economía potente, junto con China y Estados Unidos es una de las principales economías mundiales, es un país muy endeudado. Pero por ahora parece que cuenta con la confianza de los inversores y mercados financieros, y consideran que tiene suficientes ingresos para aguantar el pago de intereses por una deuda del 200%.

La Deflación en los países europeos

La tercera D es la deflación que provocaría la crisis de 2020 en Europa. Mientras que la inflación es la subida generalizada de precios, la deflación es todo lo contrario, la bajada generalizada de precios.

La inflación es muy peligrosa, ya que cuando suben los precios y al tener nosotros el mismo salario, nuestro dinero vale menos y por lo tanto tenemos menos poder adquisitivo, la inflación también se come nuestros ahorros, lo que reduce el consumo y la inversión. Por eso en Europa el BCE vigila que la inflación no supere el 2%.

Mucha gente considera que la bajada de precios es buena porque con el mismo salario tienen mayor poder adquisitivo. Sin embargo la deflación es más peligrosa que la inflación. Porque si constantemente se van bajando los precios: ¿cuándo comprarías un producto o efectuarías una inversión?.

Si los precios van bajando cada mes la gente va posponiendo sus decisiones de consumo y al final deciden no invertir porque prefieren esperar a que los precios bajen aún más. Sin embargo y aunque el Banco Central Europeo sabe que un poco de inflación es bueno para la economía, y por eso están intentando fabricarla a nivel monetario, las políticas monetarias del BCE no están consiguiendo que la inflación aumente, sino todo lo contrario.

Esto puede ser el anticipo a una gran crisis del euro, que cada vez pierde más poder adquisitivo por culpa de la deflación causada por la política expansiva de imprimir más billetes de euro. Estrategia que en su día también siguió Japón con las consecuencias que hoy ya conocemos.

Como puedes ver estas políticas deberían de dar resultado, según la teoría económica, y sin embargo sucede todo lo contrario. Hay que aprender el caso de Japón donde su Banco Central  emite moneda pero no consigue que aumenten los precios.

Que aumente un poco la inflación es bueno, ya que al aumentar los precios, suben los salarios de los trabajadores, y se consigue mayor recaudación. Es decir, se logra de manera artificial reactivar un poco la economía gracias por ejemplo a los ingresos de los gobiernos por los impuestos.

En cuanto al IPC armonizado, el objetivo del Banco Central Europeo es que sea del 2%. Pero ese objetivo se encuentra muy alejado, porque en septiembre del 2019 el nivel de precios en España estaba en el 0,2%, en Alemania al 0,9% y en Italia en el 0,3%.

Mientras que en otros países como el Reino Unido su índice de precios es del 2% pero se encuentran fuera de la zona euro y por lo tanto de las políticas del BCE. Al final y como puedes ver este es uno de los problemas que se están cocinando a fuego lento: Europa está entrando en deflación. Y digo que es un problema porque que para la inflación sí hay políticas económicas, pero para la deflación no hay soluciones en la práctica (aunque existan en la teoría económica).

El envejecimiento de la población europea

La demografía es la cuarta D que puede provocar la crisis 2020 en Europa. Cuándo aumenta la esperanza de vida, se reduce la natalidad y por lo tanto la gente tiene menos hijos. En este caso es mayor la población en edad de jubilación que en edad de trabajar y esto implica que la gente que trabaja es la que paga los impuestos y las pensiones a la gente que está jubilada.

La mayoría de los impuestos salen de las personas ocupadas, o que tienen su propia empresa, porqué son los que cuentan con una nómina. Por lo tanto si hay menos gente en edad de trabajar suceden dos cosas: por una parte hay menos impuestos, por lo tanto el déficit y la deuda crecen generando crisis económica.

Por otro lado, hay menor población para pagar las pensiones. Si cada vez hay más gente mayor, y menos personas ocupadas, el Estado tendrá que endeudarse y aumentará la deuda pública.

En definitiva, el primer país de cierto tamaño con mayor esperanza de vida es Japón, pero el segundo es España. Otra vez Europa repite problema que ya cometió el país del sol naciente: la demografía. Lo que se traduce en que existen demasiadas personas mayores jubiladas, por lo tanto hay mucho gasto público por las pensiones . Algo que aumentará cada año más y más, según vaya habiendo menor población en edad de trabajar (lo que también va a generar menos recaudación de impuestos y por lo tanto más deuda).

Crisis financiera en Europa: ¿Deutsche Bank quebrado?

Existe una quinta D que puede hacer estallar todo que es Deutsche Bank. El problema que generaría este banco alemán es que está en el pleno corazón de Europa y Alemania tendría que emitir mucha deuda y endeudarse para rescatar este banco.

El banco alemán lleva años haciendo mal las cosas y la quiebra de Deutsche Bank puede ser el detonante de la próxima crisis financiera mundial. Los bancos europeos tienen gran relación con el banco germano, como pasa con entidades financieras de Francia y España. Muchos países han hecho negocios con el gigante alemán por lo tanto tendrían que rescatar a sus bancos.

Esto traería más aumento de deuda, mayor déficit y por lo tanto el Banco Central Europeo tendría que emitir mucho dinero. La consecuencia sería un aumento de deflación agravando la próxima crisis económica 2020.

En resumen las 4D serían muy graves y podrían generar que la crisis llegase a Europa, pero Deutsche Bank puede ser el detonante de una crisis financiera que afecte a Europa. El viejo continente está viviendo una situación similar a Japón, el cual ha permanecido más de 25 años en crisis por una burbuja financiera e inmobiliaria.

En Europa existen precios inmobiliarios elevados, pero lo más problemático es que si Deutsche Bank está quebrado, nos convertiremos en Japón. Por lo tanto nos tendremos que acostumbrar a vivir en una crisis perpetua.

Deja un comentario

Your email address will not be published.